????????????????????????????????????

COMARCA MIAJADAS-TRUJILLO: MEDIO AMBIENTE Y BIODIVERSIDAD

Un territorio que reparte sus agua a los dos grandes ríos extremeños, que tiene elevaciones entorno a los 1000 metros y fertiles vegas, pero que sus paisajes más representativos son las dehesas y los llanos de pastos y cereal no puede más que ser una comarca diversa. Diversa en paisajes como queda claro pero diversa en usos y aprovechamientos del suelo.  Gracias a esto y favorecida por la conservación del entorno natural y por su uso tradicionales y gestión adecuados y respetuosos con el medio ambiente el abanico de productos agroalimentarios existentes en estas tierras supera con mucho la media de otras zonas extremeñas.

2

 

En lo que se refiere a las tierras ocupadas por cultivos, son los cultivos de secano los predominantes en la comarca con un total de 162577,48 hectáreas dedicadas a estos cultivos mientras que encontramos 10496,63 hectáreas dedicadas a los cultivos de regadío, pero existen dos zonas muy bien diferenciadas, el norte con cultivos de secano y ganadería extensiva y el sur con cultivos de regadío.

4

Los cultivos de secano son principalmente  para pastos, cultivos forrajeros y  cultivos leñosos, siendo los más importantes las tierras de pastos para ganados  ya que se trata de una zona predominantemente ganadera. La principal característica de la comarca es la escasez de tierras cultivables en todo el territorio, lo que provoca que la agricultura no sea un recurso homogéneo en el espacio territorial, ya que mientras la zona norte cuenta con pocos espacios de interés para la agricultura, la zona sur es especialmente rica en este sentido. A la vista de los datos con que contamos, podemos destacar la escasez de superficie cultivada de la comarca, que sobrepasa escasamente el 10%.

7

Existen 2270 explotaciones agrarias en la comarca de las cuales 1127 se dedican a los cultivos, 112 a la cría de animales y 1135 son explotaciones mixtas, explotaciones donde se combina la cría de ganado con la producción de cultivos y el aprovechamiento forestal.

En este sistema de producción ganadera extensiva son imprescindibles las dehesas, que se caracterizan por el aprovechamiento mediante pastoreo de grandes extensiones de superficie. La ganadería, por su rusticidad, se encuentra perfectamente adaptada al medio en el que se explota. La dureza del clima y la pobreza y baja calidad de sus suelos han limitado el asentamiento de una práctica agrícola en la zona Norte de la comarca que ha sido sustituida en gran medida, por la explotación ganadera.

La ganadería ha constituido la producción y explotación comercial básica de más del 50% del territorio comarcal. Las producciones ganaderas se han complementado siempre con un aprovechamiento diversificado de los recursos, fundamentalmente agrícolas y forestales, usándose estos cultivos para posteriormente alimentar al ganado, siendo el aprovechamiento conjunto agrícola-forestal la pauta tradicional en la gestión de las explotaciones.

La explotación ganadera en la comarca se ha basado en genotipos zootécnicos dotados de una gran rusticidad, como son las razas autóctonas de producción bovina, ovina, caprina y porcina, estas razas han permitido la perfecta adecuación de la ganadería a las condiciones ambientales de las dehesas. En la actualidad se están introduciendo nuevas razas que ofrecen un mayo rendimiento pero  que en la mayoría de los casos están limitadas a la ganadería intensiva ya que sus condiciones biológicas no les permite desarrollarse al aire libre hoy en día aunque también se esta asistiendo a una revalorización de las razas autóctonas como el ovino merino, el vacuno retinto y el porcino ibérico, antes de la potencialización y apreciación de la calidad de sus canales y productos transformados.

3

Forman uno de los mas singulares y característicos paisajes de Extremadura, siendo un recurso de gran interés también para actividades recreativas, turismo ecológico y rural.