CAMPO LUGAR

 

Campo Lugar se ubica en el sudeste de la provincia de Cáceres. Topográficamente lo encontramos situado en la loma de un cerro inclinada al norte, en una llanura muy despejada.

Principales ejes de acceso: Desde la autovía de Extremadura (E-90/A-5), tomamos la salida 275, hacia Abertura y enlazamos con la carretera local  Ex – 354  hasta Campo Lugar.

Recorrido desde Trujillo hasta Campo Lugar, 35,7Km. y un tiempo aproximado de 34 minutos.

Encontramos una carretera local que une Alcollarín y Campo Lugar, la Ex -354  y, por otra parte, la Ex -102 Miajadas- Guadalupe que pasa por Campo Lugar

Su situación le permite estar a medio camino entre la zona de secano de Cáceres y la zona de regadío de las vegas altas del río Guadiana, siendo su arteria principal la vega de Alcollarín, un terreno antaño estéril que gracias al Canal de Orellana se ha convertido en regadío. A pesar de que es un terreno bastante llano en su término municipal encontramos cerros como los Cerros Verdes, el cerro Coco y el cerro de Los Canchos. Su término municipal está bañado por los arroyos de Alcollarín y Levosilla, y por el barranco de La Parra.

Patrimonio arquitectónico

La parroquia de Campo Lugar, dedicada a Nuestra Señora de los Ángeles, es una sencilla construcción de nave central con capillas laterales que data del siglo XV.

A los pies de la iglesia se alza un sencillo coro, de estilo románico. Tiene dos puertas, una al sureste y otra al suroeste. La primera es de estilo renacentista con arcos de medio punto de cantería dura, alta y vistosa. La otra, es ojival del siglo XV, compuesta de archivoltas lisas, en forma carpanel formada por tres centros y corra antigua.

En el altar mayor existe un retablo barroco de columnas salomónicas con racimos, presentando en su centro las tallas de la Asunción, con dos pinturas laterales de San Juan Bautista y San Blas. Es curiosa la “bicha” o monstruo  alado con cuerpo de león y cabeza de persona que se ve en la parte izquierda del hastial de la iglesia y parece estar puesta posteriormente a cuando se construyó la iglesia, probablemente traída de algún edificio (a caso del antiguo palacio de los Condes de Quintanilla).

 

En el exterior, la torre está exenta, aunque unida al templo por medio de un arco, su planta es cuadrada y ocho bolos coronan su altura terminando con una flecha con una veleta de hierro

 

La casa de la vega y su virgen: En la antigüedad fue un lugar de retiro y descanso de los que huían del mundanal ruido. Estuvo ocupada por los Padres Jerónimos del Monasterio de Nuestra Señora de Guadalupe, que la abandonaron en tiempos de la Desamortización.

El Conde de Cerrajerías fue su propietario y regaló a la capilla una pequeña imagen de Cristo crucificado en talla. La patrona del caserío es la Virgen de la Vega y la antigüedad tanto de ésta como del caserío se remonta al siglo XIII – XIV.

El retablo de la capilla es barroco, con una hornacina en el centro de la Santísima Virgen. La imagen de la Virgen de la Vega representa a la Virgen sentada con el niño Jesús en su brazo izquierdo. Su corona es de madera y de una misma pieza.

Cruz: Sobre un cuerpo cilíndrico que está acorralado en cuatro lados, tanto en los frentes como en la parte superior, apoya una base cuadrangular moldurada. Sobre ésta, hay un fuste liso con remate de cruz de hierro en mal estado.

Lápidas Funerarias: Se encontraron tres en el cementerio que existió al lado de la iglesia actual, son de época romana y las inscripciones que se pueden leer son:

1º Tricio, hijo de Clotio, de 10 años de edad está aquí sepultado. Los hermanos Caturo y Viriato pusieron éste. Que la tierra sea leve.

2º Cuarticio, lucio, sucumbió a los 51 años de edad y fue recogido por el edil y colocados sus huesos en el sepulcro.

3ª Actualmente se encuentra en una casa, está partida y en ella lo que se lee es: Segunda Elvia de 30 años de edad está aquí sepultada. Que la tierra te sea leve.

Historia

Cuando se hizo el reparto del territorio, tras la Reconquista de Trujillo, se asignó a la Orden de Alcántara el lugar que se llamó Campo de Alcántara, que siguió anexionado durante varios siglos a la ciudad de Trujillo.

En el reinado de Carlos V, se vieron obligados a vender varios lugares y aldeas. Este fue el caso de Campo de Alcántara, en la primera década del siglo XVII, a don Juan de Orellana Pizarro.

Festividad

En Carnavales, encontramos la tradicional “Vaca embolá”. Según esta tradición, los quintos de la localidad tienen que pasear por el pueblo un armazón con cuernos, que se porta en la cabeza.

A su vez, se celebran los  tiznotes, en la que niños y niñas cogen un trocito de corcho ennegrecido en el fuego, con el que se tiznan la cara unos a otros, durante la mañana del Martes de carnaval.

El lunes de Pascua tiene lugar la Romería en “La Mejora”, celebrada junto a las localidades de Villamesías, Abertura y Puerto de Santa Cruz.

El día de San Blas se celebra otra romería en la que se anudan al cuello cordones bendecidos, durante la celebración de la eucaristía, por la creencia de que protegen a quienes lo llevan al cuello.

Durante la misa extremeña celebrada en el campo, se ofrece el hornazo y la bolla. Al mediodía se comen migas con ajos, chorizos y sardinas.

Del 2 al 4 de agosto se celebran las fiestas en honor a la Virgen de los Ángeles.

El Cristo del perdón, tiene lugar el 14 de septiembre, con una procesión por el pueblo.

Las Fiestas en honor a San Isidro Labrador, son el 15 de mayo, al ser el patrón de la pedanía..

Traje Típico

En la mujer:

El refajo es de fieltro, verde, rojo o amarillo, y se borda en lana de color blanco o negro, el mandil de terciopelo negro, bordado con lentejuelas y rematado con puntillas anchas. Tanto las enaguas como los pololos son de tela blanca, adornadas con puntillas.  Las medias son de punto, caladas en blanco.

La Faltriquera también es de fieltro  bordado, como el refajo. Por su parte, el jubón se confecciona en raso negro con puntillas de color blanco o negro, tanto en los puños como en el cuello y el delantero. Entre los complementos, se encuentra el pañuelo de cien colores y los aderezos  tradicionales.

Por su parte, en el hombre le traje típico está compuesto por un chaleco de terciopelo negro, sin ningún adorno ni bordado. El calzón también es de terciopelo negro, por debajo de la rodilla. En el bajo, lleva un abierto, abotonado con corchetes y cosidos con madroños rojos.

Además de la camisa  blanca,  lleva incluido una faja roja en tela tejida y terminada en flecos.

Por último, las medias son blancas, caladas y un sombrero de ala ancha.

Web creada con ayuda de