MIAJADAS

 

Es una villa situado al sur de la provincia de Cáceres y prácticamente en el centro geográfico de la región extremeña en España. Su ubicación es 39º 09 N, 6º 04 O. Con una altitud de 297 m. y una superficie total de  121 Km.

Principales ejes de acceso:

La principal vía de acceso es la autovía Madrid-Lisboa (E-9), aunque está  cuenta con otras carreteras locales como la de Miajadas-Don Benito (Ex – 106), Toledo-Mérida (Ex – 102) y la de Cáceres- Medellín (Ex – 206).

La distancia que separa Miajadas de Trujillo es de 39 Km, aproximadamente unos 32 minutos. A través de la N-521 se accede a la E-90/A-5, dirección Badajoz. Continuamos hasta la salida 287, Ctra. Miajadas- Trujillo, para incorporarnos a la Ex–379.

El término está localizado en la depresión del Guadiana. Es muy llano, no existen relieves destacados y únicamente pueden señalarse algunos cerros, de altitudes y extensión apenas perceptible.

Solamente, una pequeña franja al norte del término municipal supera la cota de los 300 metros sobre el nivel del mar.

La temperatura media en la estación de verano es de 25º C, mientras que la media del invierno no supera los 6º C.

Patrimonio arquitectónico

Iglesia parroquial santiago apóstol: Está construida en su mayor parte con sillería granítica, utilizando el sillarejo en algunas zonas de la torre. Destacan en el exterior las portadas; la de occidente, gótica. Ésta es la más antigua, con arco apuntado y encuadrado por alfiz.

La portada norte, cegada con arco de medio punto y dovelaje plano y  la del sur, de medio punto, destacando la ménsula, las columnas con capitel jónico y un notable entablamento con medallones lusos.

Estas dos últimas portadas se pueden datar de la misma época que la Torre.

Se conservan muy bien las bóvedas de la nave, de crucería con terceletes. El coro se alza a los pies del templo, con arquería triple rebajada y bóveda de aristas. Hay que destacar una talla policromada de San Pedro, algunas tallas del siglo XVIII, que representan a Santa Clara, Jesús Resucitado, la imagen de vestir de la Dolorosa. El retablo mayor y el resto de la imaginería y pinturas al óleo son obras discretas del siglo XIX.

Iglesia parroquial de nuestra señora de Belén:

Es una construcción modesta, de tipo popular, construida en el siglo XVIII y con posteriores modificaciones. Todos los retablos e imágenes son modernos.

 Ermita de san Bartolomé:

Se encuentra a pocos kilómetros de la localidad, junto al río Búrdalo, se sitúa la ermita de San Bartolomé, de gran devoción popular. En su construcción se utilizó la mampostería enjalbegada de blanco, con sillares en los vanos. Es obra del siglo XVI, ampliada notablemente en el siglo XVIII. En su interior presenta nave única de tres tramos, crucero y camarín. Hay que destacar el retablo del prebisterio del siglo XVIII, con la imagen de San Gregorio del siglo XVII.

Palacio del obispo Solís:

Se construyó como residencia de verano del obispo de Badajoz. Es de traza neoclásica. Se pueden apreciar los escudos de los Solís y de los Casillas y un balcón esquinado.Casa de los Casillas – tres palacios:

Con balcón de esquina y escudo nobiliario. Austera fachada del siglo XVII. Con notables frescos en la entrada representando el carnaval.

Casa modernista:

Edificio de dos plantas con dos esquinas. Una de ellas es una puerta y balcón superior de medio punto orlado, con decoración vegetal y azulejos con la fecha 1.921. Tiene gran número de ventanas. Todas las fachadas (tres) están recorridas por una camisa con triglifos y unos frontones semicirculares.

Historia

Los primeros vestigios de la huella del hombre en las tierras de Miajadas, pertenecen al Neolítico, en los taludes terrosos del río Búrdalo, en la finca de los Veneros. Fueron descubiertos por Mario Roso de Luna, a principios del S. XX. Se nos habla de dos construcciones subterráneas a unos 100 metros de distancia entre sí, en un buen estado de conservación, y otras construcciones, prácticamente derruidas, por el paso del tiempo y la huella del hombre.

Las cuevas a las que se refiere son parecidas a las del Romeral de Antequera (un largo pasadizo de entrada a una cámara) y son tumbas donde depositaban los restos de sus antepasados, estos primeros habitantes de la localidad.

Son numerosos los útiles hallados por las tierras de Miajadas pertenecientes a las primeras épocas de la Prehistoria: jarros de barro, hachas de sílex y granito, puntas de flechas o lanzas y un sinfín de restos de mobiliario doméstico. De la época romana también quedan vestigios de tumbas en diferentes fincas de los alrededores, e incluso muchas de las lápidas halladas aun se conservan como dinteles en casas antiguas de las localidades de Escurial y Villamesías.

En Miajadas, hubo un antiguo campamento romano y la inscripción hallada en una piedra (según documento que consta en el Archivo Histórico Nacional), hace referencia al primer asentamiento prolongado.

De la época musulmana, únicamente existen vestigios de moradas o casas de campo esparcidas a lo largo del término municipal.

Con la construcción de la Orden de Santiago en 1475 las tierras de Miajadas fueron reconquistadas a los musulmanes por San Fernando, cuando reconquistó Montánchez y Medellín. Poco después, en el S. XIII, se construyó el castillo de Miajadas, perteneciente a los condes de Medellín.

En 1642, el portugués Francisco de Melo se anexionó las tierras de Badajoz, incluido Miajadas, dónde encontró un levantamiento popular contra la invasión y el apoyo total del pueblo de Miajadas a la monarquía del Felipe IV.

Fruto de este apoyo, Miajadas encontró su independencia como entidad propia. A partir de este momento, al dejar de pertenecer a Almoharín,  se constituyó la Real Villa y Señorío de Miajadas.

Con el tiempo, la importancia de Miajadas fue creciendo. Durante la guerra de la Independencia, Miajadas sirvió de apoyo al ejército español, cubriendo su retirada hacia el Valle del Guadiana. Desde aquella batalla, la cuesta que existe en la salida de Miajadas hacia Madrid se llama “la Degollá” por la cantidad de bajas que se infringió al ejército francés. A lo largo del siglo XIX, la historia de Miajadas se reduce al afianzamiento de uno de los pueblos más grandes de la provincia de Cáceres.

Durante el siglo XX, el progreso de Miajadas ha sido continuado sobre todo a raíz de la llegada del regadío. Actualmente, Miajadas se alza como cuarta ciudad en número de habitantes de la Provincia de Cáceres.

Festividad

La romería del lunes de pascua:

Se celebra en “El Santo”, donde está el santo Bartolomé. El día anterior, por la noche, ya se abren las casetas y la gente se queda allí hasta el día siguiente. Durante este día se come y se baila al son de la música en el campo.

Los carnavales:

Se hace un pasacalle donde hay una afluencia importante de gente disfrazada y aquí llama especial importancia las asociaciones y agrupaciones junto con entidades locales.

Ferias de agosto:

Se celebran el 12, 13 de agosto. Durante estos días vienen los vecinos de Puçol, pueblo valenciano con el que están hermanados, así como aquellos miajadeños que viven en otras localidades.

Fiesta del tomate:  se celebra el día 24 de julio

La cabalgata de reyes.

Traje Típico

En el caso de la mujer, el traje típico está formado por una falda de fieltro roja bordada en hilo, jubón negro de terciopelo, pañuelo de cien colores, la enagua y la faltriquera roja igual que la falda.

El pelo se recoge en un Moño castaña y como accesorio, los  pendientes y el galápago.

 Para el hombre, el traje empieza por la camisa de tela casera “enjaretá” blanca, pantalón y chaleco de terciopelo negro, faja roja y medias blancas..

Web creada con ayuda de