• Twitter, un arma de doble filo

    Las redes sociales ganan cada día mayor protagonismo en la actividad comunicativa de empresas, instituciones y todo tipo de entidades. Pero los millones de mensajes que corren a diario por esos canales, con especial atención al Twitter, son un arma de doble filo. Si son positivos, pueden ayudar a reforzar la imagen de esa empresa o a aumentar las ventas de una marca; pero si son negativos, se produce el efecto contrario. Controlar toda esa información o dirigirla hacia unos intereses determinados parece una tarea imposible. Muchas empresas, sin embargo, conscientes del creciente poder de esos nuevos canales, lo están intentando. La figura del community manager (profesional encargado, entre otras tareas, de mejorar la identidad digital corporativa) gana popularidad por momentos y hoy es una de las profesiones de moda en España. Estos estrategas de la imagen corporativa proliferan como las setas. Y hay ofertas para todos los gustos. El secreto radica en saber diferenciar a los expertos, capaces de plantear eficaces estrategias de comunicación de aquellos que se limitan a enviar mensajitos en Twitter tras haber obtenido el título en un curso de poco más de diez horas.

    Todas estas políticas para mejorar la imagen corporativa de una empresa resultan, sin embargo, mucho más fructíferas cuando se cuenta con la colaboración de los trabajadores. Toda la información que un empleado cuelga en las redes sociales y, especialmente en un canal tan inmediato como Twitter, puede tener efectos positivos o negativos sobre la empresa cuando ese trabajador habla de su vida laboral. Y muy pocas empresas han puesto límites a esa información, y mucho menos aleccionado a sus trabajadores sobre lo que interesa o no que se escriba. Ese es un terreno muy pantanoso, pues aleccionar sobre lo que puede escribir o no en las redes sociales podría atentar contra la libertad de expresión. Para despejar dudas, algunas empresas han solicitado ya asesoramiento jurídico con el fin de determinar si se puede o no incluir cláusulas en los contratos que establezcan, de forma concreta, qué puede decir y qué no puede escribir un trabajador sobre su empresa en esos nuevos canales de las redes sociales.

    Share

    Comentarios estan cerrados

    ADICOMT. Ctra. N-V, Km. 292. 10100 Miajadas (Cáceres). Tel.: 927161476. adicomt@adicomt.com